Plantaciones y movimientos de tierra en Cantabria

Plantaciones y movimientos de tierra en Cantabria

Cómo se trabaja la consolidación de los terrenos en Cantabria

Se trata de sujetar el firme para que no se produzcan desplazamientos de terreno que puedan incluso afectar a la seguridad del tráfico y de las personas. Un problema que en el norte de España sucede con bastante asiduidad, debido a las características geológicas del terreno y sobre todo a las fuertes lluvias que nos caracterizan como región.

De ahí que sean comunes los fenómenos de desplazamientos de tierras en Cantabria, como los argayos, te pueden paralizar el tráfico rodado cuando suceden en carreteras o amenazar el tránsito de las personas. Porque pocos fenómenos hay más peligrosos para el hombre que los corrimientos de terreno, aunque son grandes desconocidos, pero que pueden producir graves daños económicos y humanos.

Muchas veces, la mejor manera de consolidar un terreno es mediante plantaciones. Las raíces de los árboles actúan como fijadores de tierras y evitan que se produzcan estas situaciones. Y nuestro equipo ha trabajado en numerosas plantaciones en Cantabria, así como los movimientos de tierras que llevan aparejados, con el material y los profesionales indicados para esta tarea.

Limpieza y prevención de argayos en Cantabria

En Cuevas Gestión de Obras tenemos una amplia experiencia en la consolidación del terreno en Cantabria, así como en la limpieza de argayos y otros problemas de tipo geológico, ya en su prevención como en solucionarlos de la manera más rápida y profesional.

Y no hay que pensar que la consolidación de tierras se limita a zonas de montaña o con difícil acceso, porque pueden producirse en diferentes lugares. Hace no tanto, por ejemplo, un corrimiento de tierras en una ladera de un monte en Vizcaya amenazaba a un polígono industrial entero, por lo que se tuvo que actuar con urgencia para evitar una catástrofe. Y Existen zonas con especial peligro de corrimiento de laderas en Cantabria, por ejemplo, en Liébana, dónde un argayo de enormes proporciones amenazaba el tránsito rodado y las viviendas situadas a los pies de una ladera.

Cerrar menú